¿Qué podemos aprender de Michael Jordan y su nuevo documental, “The Last Dance”?

Tiempo de lectura: ... minutos.

La serie/documental “The Last Dance”, se estrenó este domingo 19 de abril, a través de Netflix. El material muestra la historia detrás del sexto anillo de aquellos Chicago Bulls que hicieron historia en la década de los 90’s. Tema aparte, observar este documental y notar cuales son los factores claves para el éxito del legendario basquetbolista, es un ejercicio interesante, que puede señalar algunos aspectos de mejora en nuestra vida deportiva. Por ello, te desglosamos algunos de los puntos más importantes que encontramos en los primeros capítulos del audiovisual. 


Para deportistas:

  • Lo único constante es el cambio, Michael pasó desde la secundaria hasta la NBA de forma meteórica en cuatro años, donde tuvo que adaptarse y trabajar, sin poner trabas ni excusas.  
  • Una de las falencias en su primer año de universidad, fue la constancia, aspecto que se convierte en tendencia a lo largo de su carrera. 
  • Estar presente. El basquetbolista recuerda que en la final de la NCAA en su primer año, habían aproximadamente 60 mil personas en el estadio, pero “No tenía tiempo para estar nervioso”, tenía que estar presente, enfocado en el juego. 
  • Tener un deseo mejorar, pero también estar en la capacidad de hacerlo. El aspecto mental juega una parte primordial del desempeño de los deportistas, por lo que ser receptivo ante consejos puede contribuir a un mayor desarrollo de habilidades. 

Para entrenadores:

  • Su entrenador de la universidad, Dean Smith, representaba más que una figura de autoridad para el escolta de Carolina del Norte, también era un amigo. Este tipo de relación, con una proporción adecuada entre autoridad, respeto y amistad, puede generar un gran vínculo que se traduzca en rendimiento óptimo sobre la pista. 
  • Romper lo establecido es importante para reducir la monotonía en los entrenamientos y demás sesiones de trabajo. Para su último año en el equipo, y desde que llegó al equipo, el entrenador Phil Jackson le daba una temática a la temporada, en esta última ocasión fue “El último baile”. Cambiar la rutina a través de la creatividad puede llegar a mejorar la cohesión de grupo y el ambiente en general del equipo. 
  • En su primer año, Michael no era muy constante, lo que cambió tras una pequeña charla con uno de los entrenadores asistentes de la Universidad de Carolina del Norte, Roy Williams. En este intercambio, Jordan le dijo que quería convertirse en el mejor jugador de la historia, y que trabajaba duro, tal y como los demás compañeros. A lo que Williams contestó: ¿No querías ser el mejor de la historia? Lo que alentó a Michael a trabajar más, esto nos muestra el valor e impacto que las pequeñas conversaciones pueden tener en un jugador.


Para padres:

  • Desde pequeño, Michael Jordan fue criado con una mentalidad ganadora. Su madre menciona que reforzaban esta mentalidad a través de frases como “Si te caes, te vuelves a levantar”. 
  • Buscar un acompañamiento acertado es vital para el desarrollo de cualquier deportista, y los padres de Michael lo sabían a la perfección, es por esto que sabían que Dean Smith era el adecuado para Michael, tomando en cuenta que el entrenador de Carolina del Norte era una buena influencia basquetbolistica, sino que también a nivel educativo. 
  • Apoyo. Una vez Michael despuntó en el básquetbol universitario, el entrenador Smith sabía que era el momento para que se convirtiera en profesional, por lo que sus padres no dudaron en apoyarlo y prepararse para el draft. 


El documental se encuentra disponible en la plataforma Netflix y se estrenan dos capítulos cada lunes. 


Suscríbete a nuestro boletín

Recibirás artículos y novedades en tu correo electrónico

Historias relacionadas: