Manual de entrenamiento Cantera: Portería - 16 a 18 años

Tiempo de lectura: ... minutos.

Tras pasar por la etapa de aprendizaje y formación preliminar, los guardametas alcanzan la etapa de formación propiamente dicha, la cual comprende de los 16 a los 18 años. Esta etapa se caracteriza con porteros con un dominio de todos los gestos técnicos de un arquero, desde el momento en que inician en esta etapa, hasta el final de su carrera, el guardameta irá mejorando sus habilidades, a través de la experiencia en partidos y entrenos, mejorará su velocidad, de reacción y al evaluar las situaciones de ataque adversarias. Además, algunos porteros inician a tener participación regular en sus equipos a partir de esta etapa, lo que requiere de una preparación máxima, desde la perspectiva técnica, táctica, física y mental.


Durante el desarrollo de esta fase, el portero influye cada vez más en el juego de su equipo, organizando la defensa, comunicándose con los jugadores de campo en situaciones difíciles, debido a la perspectiva que tiene el arquero. Por otra parte, en los entrenamientos, los ejercicios se asemejan más a circunstancias de un partido real.

El entrenamiento específico en esta etapa se divide en diferentes aspectos, los cuales revisaremos a continuación: 


Preparación física

La preparación física en esta etapa toma progresivamente las formas de preparación física de un portero adulto (la edad de 16 años se considera como edad de transición). Para soportar las cargas anuales de entrenamientos y partidos, resulta indispensable una preparación física correspondiente de pretemporada. En la planificación, el preparador de porteros tendrá en cuenta las particularidades de la posición a fin de evaluar exactamente el trabajo físico útil para el progreso del portero y eliminar los ejercicios inaptos (800 m, carrera de 3 minutos, etc.). 


Resistencia

En este apartado, las indicaciones de FIFA son básicas y claras, se deben realizar ejercicios de la siguiente forma:

- Sin balón, con el equipo (de larga

duración)

- Con balón, trabajo colectivo con el

equipo:

 • como jugador de campo: conservación

de la pelota en el terreno grande;

 • como portero: juego en superficie

reducida, sesión intensa de remates

Con el equipo

– con balón, trabajo específico:

 • según el método de fartlek;

 • ejercicios intermitentes con balón;

 • desarrollo de la resistencia de la

velocidad (series con balones).


Fuerza

En cuanto a la fuerza, es necesario desarrollarla a través del terreno de juego o salas de musculación, siempre siguiendo un programa basada en pruebas de rendimiento previamente hechas al jugador. Se debe revisar que la postura del arquero al realizar los ejercicios sea la adecuada y que sea apta para una adecuada respiración durante los mismos, además de respetar las indicaciones de seguridad e higiene, con el fin de evitar lesiones. Por otra parte, los circuitos de fortificación representan un método adecuado para el desarrollo de la fortaleza del cancerbero, estos se pueden realizar sobre el terreno de juego o en salas de musculación. Por último, con el propósito de mejorar los reflejos, se pueden utilizar ejercicios pliométricos


Velocidad

La velocidad se mejora a través de todos los ejercicios específicos que realiza el guardameta. Se pueden integrar adicionalmente otros medios para mejorar el progreso en este aspecto. Siempre antes de realizar ejercicios orientados a la velocidad, el portero debe calentar adecuadamente, para evitar lesiones debido a esto. De aparecer alguna molestia, se debe detener el entrenamiento de forma inmediata. Por parte del entrenador, se deberá encontrar la proporción de trabajo óptima, con respecto al tiempo de recuperación, FIFA recomienda que el tiempo de recuperación sea de 15 a 20 veces el tiempo de trabajo.



Coordinación

La coordinación se desarrolla de forma intrínseca con los ejercicios especializados para esta posición, y en las jugadas de cada partido. Aparte, este aspecto puede ser mejorado a través de ejercicios acrobáticos y gimnásticos realizados en una sala adecuada, o en el terreno de juego mismo. Además, el trabajo con propiocepción es un medio a tomar en cuenta, debido a su gran influencia bajo los palos, una vez dominado este apartado, se podrá ejercitar también con balón. 


Flexibilidad

En este campo existe una gran divergencia de criterios, aún más al hablar de en qué momento se deberían efectuar. Por tanto, el tipo de ejercicios y la frecuencia, deben ser definidos por un profesional, y establecidos según el perfil del guardameta. 


Fuente: Manual FIFA de fútbol juvenil


En Cantera, nuestro mayor compromiso es potenciar las habilidades de las futuras superestrellas, a través de una mejora en la relación entre academia y padres de familia. 

Las escuelas de fútbol pueden mejorar el rendimiento de sus jugadores. Por su parte, los padres pueden ayudar a sus hijos a disfrutar más del deporte, pulsa acá para saber cómo.

Suscríbete a nuestro boletín

Recibirás artículos y novedades en tu correo electrónico

Historias relacionadas: