Manual de entrenamiento Cantera: Portería

El fútbol, con el pasar del tiempo, ha evolucionado sus formas de entrenamiento y sus diferentes enfoques. Buscando siempre lo mejor para nuestras estrellas, es necesario incluir trabajo individualizado, con el fin de mejorar sus atributos. Ante la imposibilidad de trabajar con el resto del grupo algunos aspectos, desde pequeños, los porteros deben realizar entrenamientos de este tipo. A través de una serie de artículos te comentaremos cómo lograrlo de forma eficiente. 

Es importante mencionar que la adquisición de nuevos gestos técnicos  conlleva un tiempo, que varía según cada guardameta, sin embargo, este tiempo se ve recompensado a la postre, puesto que cada uno de estos aspectos formativos son esenciales para un adecuado desempeño bajo los palos. 

Por otra parte, el entrenamiento de guardametas se debe realizar por etapas, a causa que es imposible retener tanta información de golpe, mientras se intenta perfeccionar cada una de las técnicas, a continuación veremos cómo se dividen las etapas de aprendizaje de los guardametas. 

Etapas de desarrollo

Según el manual de fútbol juvenil de FIFA, los porteros experimentan tres etapas a lo largo de su desarrollo como futbolistas. La etapa principiante o de aprendizaje, esta comprende de los 6 a los 12 años, en la cual nuestros guardametas buscan adquirir nuevos conocimientos y afianzarlos, para así aplicarlos de forma eficiente. Al entrar en la siguiente etapa, la de formación preliminar (13 a 15 años), se abordan conceptos técnico-tácticos más complejos. Por último, al entrar a la etapa de formación, de 16 a 18 años, se consolidan los aspectos técnicos, tácticos, físicos y mentales, estos 2 últimos toman mayor trascendencia, dado que algunos guardametas debutan con el primer equipo a estas edades.

Teniendo claras las etapas y cómo se desarrollan, se pueden aplicar ejercicios para potenciar de la mejor forma estas habilidades. También es importante tomar en cuenta que estos entrenos se deben realizar en la zona central de la portería, con el objetivo de evitar cualquier colisión con los postes laterales. 

Con todo esto claro, en esta primera parte hablaremos de la primera, la etapa de aprendizaje. 

Al tratarse de niños y niñas de edades tempranas, se debe trabajar en dos fases principales, la adquisición de nuevos gestos técnicos, y posteriormente el perfeccionamiento de los mismos, de esta forma lograremos una mejor asimilación de los conceptos. 

En cuanto a la adquisición de nuevos gestos, estos se deben realizar a través de “subetapas” o etapas progresivas que a la vez mantengan una relación. La duración de las mismas dependerá del guardameta en cuestión y en cómo progrese a lo largo de los entrenamientos, no todos aprenden a la misma velocidad, pero todas estas bases tienen la misma importancia para la formación idónea de porteros. Del mismo modo, estas etapas deben gestionar una a la vez, dado que concentrándose en un solo gesto, se logra una mejor técnica, a través de la repetición. Estas etapas se dividen de la siguiente forma: 


Etapa 1: 6 a 12 años

En este lapso, el guardameta debe aprender lo básico, desde la clásica posición de rodillas flexionadas y brazos abiertos, pasando por el cómo desplazarse con o sin balón dentro del área, hasta las atajadas de pie a diferentes alturas, ya sea a la altura del vientre o un poco más altas, siempre realizándolo de frente al balón, esta etapa no tiene mucha ciencia pero es trascendental para lo que se viene. 


Etapa 2: 13 a 15 años

Mediante este proceso se iniciará progresivamente con las estiradas en algunas de sus formas, los balones a media altura suelen ser una buena idea para potenciar esta habilidad, además, al realizar trabajo más cercano a lo que se vive en un partido real, los más pequeños se divertirán. A su vez, se deben practicar las estiradas a ras de suelo y el cómo lanzarse por un balón tras un rebote. 


Etapa 3: 15 a 18 años

Se inicia con el juego de pies y el cómo realizar el gesto técnico principal de saque, esto se complementará con lo visto en las 2 etapas previas. 

Consejos

Tras completar estas etapas, proseguiremos con el perfeccionamiento de los gestos, última fase del entrenamiento en la etapa de aprendizaje.

Esto se consigue elevando el nivel de dificultad, incluyendo vallas, conos y obstáculos al realizar los ejercicios, también se debe cambiar la finalidad de los mismos, buscando atrapar el balón o despejarlo, según sea el caso. Por otra parte, también es recomendable incluir desvíos del balón en los ejercicios, para un mayor nivel de dificultad. 

Desde Cantera te recomendamos el siguiente ejercicio, que engloba de alguna forma todo lo aprendido en esta etapa, las variaciones que pueda tener este ejercicio queda a creatividad del entrenador, tomando en cuenta cómo dificultar aún más la dinámica. 



En los siguientes artículos abordaremos las siguientes etapas de formación, incluyendo algunos ejercicios que pueden ser de utilidad para nuestros guardametas.


En Cantera, nuestro mayor compromiso es potenciar las habilidades de las futuras superestrellas, a través de un enfoque analítico, pulsa acá para saber cómo.


Suscríbete a nuestro boletín

Recibirás artículos y novedades en tu correo electrónico

Historias relacionadas: